Tú no lo comprendes ahora, mas lo entenderás después

Jun 20, 2016 by

Dios nos guia siempre-diosmadre.org


BH Oh,  Corea

Esto sucedió hace un año. Cuando estaba en el auto, esperando el cambio del semáforo, una camioneta chocó mi auto por detrás. Como no encontré ningún daño en mí, y mi auto solo tenía rasguños, solo recibí la tarjeta de trabajo del conductor y seguí mi camino. Sin embargo, dos horas después, comenzó a arderme la nuca y a agarrotarse. Al preguntar a la gente que estaba alrededor, dijeron que es por eso que se dice que los efectos posteriores al accidente de tránsito no deben tomarse ligeramente, y me dijeron que corriera al hospital.

El examen de rayos X reveló que mi espalda y mi cuello estaban conmocionados, y el médico dijo que esto me causaba el dolor. Fui hospitalizada, y el dolor se hacía cada vez más severo. Para empeorar las cosas, tuve que trasladarme a otro hospital por un error del hospital, y repetí el proceso del dolor: sacarme sangre y ser inyectada.

“¿Por qué me pasan estas cosas?”

Pensando en mi pequeño hijo que estaría pasando sus días sin su madre, y también en mi dolor, comencé a llorar.

Cuando fui a la habitación del hospital después del procedimiento, me enteré de que tendría que usar la habitación yo sola aunque era para seis pacientes. Para mi sorpresa, una señora que conocí en el hospital anterior se me acercó. Dijo que su hija había sido hospitalizada en la habitación contigua, y me presentó a las personas de esa habitación. Todos eran muy agradables.

El siguiente día, fui a la habitación después de pasar por terapia física, y me di cuenta de que todas mis pertenencias ya no estaban. Cuando miré alrededor sin saber la razón, las personas de la habitación contigua me dijeron que habían pasado mis cosas a su habitación.

“Hablamos con el director del hospital. No esté sola, quédese con nosotros.”

Todos me sonrieron y me dieron la bienvenida. Estando en la misma habitación, llegamos a ser como una familia. Ya que tenía la esperanza de que ellos, que eran tan amables conmigo, llegaran a ser nuestra familia celestial, les mostré los Libros de la Verdad y los vídeos de la iglesia y les prediqué la verdad.

El hospital fue el mejor lugar para predicar la palabra. Pasando la mayor parte del tiempo en la habitación excepto cuando iba a terapia física, tuve todas las oportunidades de hablar con ellos.

Dejé el hospital tres semanas después por causa de mi hijo. El señor al que llamábamos “tío”, renació primero como miembro de la familia celestial. La “hermana” que estaba en la cama frente a la mía, escuchó la noticia y le preguntó repetidamente: “¿Qué se siente? ¿Está feliz de ser hijo de Dios?” Pronto, ella vino a Sion y fue bendecida con una nueva vida. La “hermana” que llegó a ser nuestra verdadera hermana, pidió a su esposo ir a la iglesia junto con ella. Su esposo aceptó sin cuestionar y recibió a Dios el día anterior a la Pascua.

En otoño, la suegra de la hermana llegó a ser miembro de nuestra familia celestial. Ella tiene 75 años, y trata de guardar todas las reglas con su hijo y su nuera, y está acumulando bendiciones en el cielo. Está llena de admiración hacia la verdad y estudia la palabra, apagando la televisión que solía ver todo el día.

Los que estaban conmigo en la misma habitación del hospital visitaron Sion y participaron de las actividades voluntarias realizadas por nuestra iglesia; estamos teniendo una muy buena relación.

“Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora, mas lo entenderás después.”

Realmente era así. Nunca habría imaginado que en el hospital encontraría a mi familia celestial que Dios había escogido antes de la creación.

Al pensar en esto, todo lo que me sucedió era la gracia de Dios para iluminar a esta hija débil. Durante el mes que estuve separada de mi hijo, pude sentir el dolor de la Madre celestial al menos un poco. Me dolía el corazón al estar separada de mi hijo solo un mes; ¡cuánto más dolor ha sentido nuestra Madre celestial durante seis mil años!

Ahora creo que todo lo que me pasa es hecho en la voluntad de Dios. Grabando la voluntad de Dios en lo profundo de mi corazón, seguiré al Padre y a la Madre celestiales por dondequiera que vayan.

Una flor en un campo pedregoso
Mi casa
Share

8 Comments

  1. Sofia

    Cristo Ahnsahnghong y la Dios Madre nos esperarn hasta que me entienda. Cuan grande es el amor de Dios es!

  2. Gloria

    Puedo sentir que Dios Padre y Dios Madre siempre estánn conmigo y me guia al camino de la bendición y la vida. Doy gracias al Cristo Ahnsahnghong y a Dios Madre por darme su amor infinito y el perdon de pecado.
    Nosotros no sabemos mañana ni una hora después, pero Dios lo sabe todo y nos guia siempre al camino de vida. Aunque ahora mismo no lo comprendamos, después lo entenderemos que todas las cosas que nos pasaron son un proceso para darnos más bendiciónes.
    Aun que fue hospitalizada, lo cual era una bendición de Dios para encontrar nuestros familiares celestiales. Y a través de eso período, podía comprender el dolor de la Madre celestial por causa de separación con sus hijos.
    Yo tampoco pude imaginar el dolor de la Madre celestial. Sin embargo, parece que ahora al menos que poquito puedo entenderlo.
    Predicaré el evagelio diligentemente para darle una alegría a la Madre celestial, para que puedan volver nuestos hermanos celesiales perdidos al seno calido de la Madre celestial.
    Madre la amo para siempre. Gracias por todo.

  3. Martin

    Todo lo que nos sucede no es una casualidad.
    Como podemos verlo a través de esta fragancia de Sion, todos son las obras que Dios está completando.
    Pase lo que pase, si comprendemos que hay la voluntad de Dios en todas las cosas, no teniendo murmuración, ni queja sino con gratitud, podríamos recibir las bendiciónes que Dios nos da, sin la perdición.
    Deseo que todos reciban las bendiciones de Dios, por hacer todo agradecidamente.

  4. alma

    Desde el principio Dios Padre y Dios Madre planearon todas las cosas del mundo.
    Según los planes de Dios todo está cumpliendo.
    Nuestra salvación también ya se había planeado por Dios.
    Les doy gracias a Dios con todo mi corazón por permitirnos la salvación ,su gran sacrificio y su gran amor.

  5. clara

    Echando una mirada hacía atrás, había muchas cosas que los entendía después en el camino de la fe que sigue al Padre Ahnsahnghong y a la Madre celestial.
    En fin, entendí el amor de Dios que me crió espiritualmente y me confirmó en la fe.
    Voy a ser una hija que sigue hasta el final a Cristo Ahnsahnghong y a la Madre celestial(Dios Madre) quienes conocen nuestro principio y el fin.

  6. linda

    Todas las cosas que ocurran tienen la voluntad de Dios. Así, había razón por la que la hermana se hospitalizaba. Era porque para buscar la familia celestial. Mirando esta fragancia de Sion, pienso que debemos esforzarnos a predicar Dios Padre Ahnsahnghong y a Dios Madre (la Madre celestial) en cualquiera lugar. Porque podría estar nuestra familia celestial en cualquiera lugar.
    Dios Madre extrañaría mucho los hermanos y las hermanas perdidos.
    Buscándolos, quiero darle alegría a la Madre celestial.

  7. alba

    Yo también creo que todo lo que me pasa es la voluntad de Dios.
    Isaías55:8 “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová”.
    ¿Cómo podemos saber los pensamientos de Dios?
    Ahora mismo no puedo saber ni entender cuál es la voluntad de Dios, sin embargo, yo creo que Dios preparará todo mi camino.

  8. Lucy

    Cierto. Dios nos guía al nuestro camino. Siempre marchemos en su voluntad.
    Doy muchas gracias al Padre y a la Madre por su gran amor y el esfuerzo a llevarnos en sus alas con mucho amor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *