Si hubiera conocido el corazón de la Madre celestial...

Oct 18, 2016 by

JJ Yu, Corea El otoño pasado, trabajé como jornalero durante varios días, antes de comenzar un nuevo trabajo. Saludaba a los obreros de construcción y comenzaba a trabajar después de escuchar una breve explicación sobre mi trabajo. El administrador, que había venido de otra región, parecía de unos 35 años. Es difícil hacer una carrera en el rudo negocio de la construcción y obtener reconocimiento, por eso pensé que él era diligente y trabajaba muy bien. Sin saber por qué, sentí compasión mientras trabajaba con él. Todo el tiempo él suspiraba profundamente. Cuando di gracias a Dios antes de comer, el administrador me preguntó si yo asistía a la iglesia. Cuando le respondí que asistía a la Iglesia de Dios, su rostro se iluminó súbitamente, y me dijo que él también había llevado la...

read more

El fruto crece por el amor de la Madre...

Jul 19, 2016 by

JH Yun, Paraguay Ahora estoy en Asunción, capital de Paraguay, al lado opuesto de Corea. La mayoría de las personas aquí creen en Dios, pero sufren de hambre espiritual porque practican la idolatría y no pueden escuchar las palabras de la vida. Cada vez que converso con las personas de aquí, siento que tengo que encontrar a mis hermanos y hermanas lo más pronto posible, y esto hace que acelere mis pasos para predicar. Un día encontré a una pareja de ancianos mientras predicaba diligentemente el evangelio, como era usual. Después de escuchar las palabras de la verdad, la anciana aceptó la verdad con alegría, diciendo: “¡Esta es la verdad!” Entonces su esposo, que tenía una discapacidad auditiva, también recibió la promesa de una nueva vida. Después que recibieron la verdad, los visitaba frecuentemente...

read more

Dios Madre está ayudándonos siempre...

May 24, 2016 by

Kang Hee-yeon, desde Gimhae, Corea “Madre celestial.” Esta es la palabra que oí de mi compañera de trabajo hace unos seis años y que se quedó en mi corazón. Cuando estaba a punto de olvidar esta palabra, me encontré con los miembros de Sion y oí hablar de la Madre celestial. Pero todavía no podía acercarme a ella. Fue a causa de mi resignación que nada cambiaba, aunque tenía a mis Padres celestiales. Como me independicé de mi familia a mi corta edad y comencé a trabajar cuando era muy joven, no tenía energía suficiente para poner mi corazón en algo. Después me casé y fui a una iglesia protestante con la familia de mi esposo, pero no me sentía a gusto allí. Por problemas familiares, mi esposo tuvo que vivir en un lugar diferente por causa de su trabajo, y tuve que cuidar de mis tres pequeños hijos yo sola. Luego empecé a extrañar mucho a la Madre celestial. Solo oraba a Dios, pero el problema que me preocupaba se solucionó de una...

read more