Llevemos fruto dentro de la Madre

dentro del amor de la Madre-diosmadre.org


Roxanne c, República de Sudáfrica

Agradezco al Padre Ahnsahnghong y a la Madre celestial por permitirme ser parte de la obra del evangelio en esta época.

Cuando pienso en mi vida de la fe pasada, reflexiono en los tantos cambios que el Padre y la Madre han hecho en mi vida desde que recibí la verdad. Recibí el evangelio en el año 2005; y por la gracia de Dios Elohim, fui encontrada en Ciudad de El Cabo, República de Sudáfrica. A pesar de haber estado en la verdad por un largo tiempo, me fue difícil entender el amor y el sacrificio de la Madre. Durante casi cinco años no había tenido un hermoso fruto porque no había practicado el amor y sacrificio de la Madre celestial con los hermanos y hermanas. Sin embargo, la Madre tuvo compasión de mí y esperó hasta que comprendiera su voluntad y el verdadero arrepentimiento.

Cuando encontraba personas y les predicaba, recibían la verdad pero eso era todo, porque luego ya no volvían a Sion. Yo tampoco cuidaba de ellos después de que renacían como hijos de Dios, ni los ayudaba a entender la verdad: era egoísta en mis caminos, solo pensando en mis problemas y circunstancias físicas. Todo el tiempo mis frutos se iban de Sion. Me preguntaba por qué y empecé a examinarme.

Siempre disfrutaba predicar, pero llegué a desanimarme por no poder llevar fruto. Sin embargo, el versículo de Gálatas 6:9 me animaba a no abandonar la predicación: “No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos”. Predicaba sin llevar ningún buen fruto, desconociendo qué era lo que estaba preparado para mí en el futuro.

Cuando empecé a llenarme del agua de la vida todos los días, la Madre me guió y supe que la Madre es la clave para llevar un buen fruto. Comprendí la importancia de salvar un alma cuando guié a la verdad a la hermana Noluvo, quien vino a la Madre con humildad y un corazón sincero; la hermana Noluvo reconoció a la Madre tan solo estudiando una sola vez acerca de Ella. La hermana ha crecido como buena obrera del evangelio y ha guiado muchos buenos frutos. También ha participado en equipos misioneros de corto plazo.

Cuando nuestra iglesia abrió la segunda Sion en Ciudad de El Cabo, la Madre nos bendijo mucho más. Nuestra iglesia llevó a cabo varios equipos misioneros de corto plazo y en casi todos la Madre me bendijo con bonitos frutos que han crecido como buenos obreros del evangelio.

El hermano Daniel fue mi primer fruto de un equipo misionero y ahora ha cambiado mucho física y espiritualmente. Él también recibió la verdad inmediatamente después de reconocer a los verdaderos Salvadores de esta época. Gracias al poder del Padre Ahnsahnghong y la Madre celestial, trata de asistir siempre a las reuniones de predicación en Sion.

Cuando tenemos tiempo estudiamos con la familia del hermano Brian. La mayoría de ellos han crecido como buenos obreros del evangelio en Sion. Antes de que el hermano Brian recibiera la verdad, estudió tres o cuatro meses la palabra de Dios. Tenía muchas preguntas sobre la Biblia y estaba muy sediento de la palabra de Dios. Casi todos los días nos llamaba y estudiábamos la Biblia con él, porque estaba ansioso de saber más acerca de la Madre celestial. Después de un tiempo, el hermano Brian tuvo la oportunidad de ir a un equipo misionero de corto plazo a Zambia en el año 2011. Él y su esposa siempre ayudan a nuestra Sion física y espiritualmente y siempre están sirviendo a los miembros en Sion. El hermano Brian predica a todos sus conocidos sin temor y testifica valientemente sobre la Madre celestial en cualquier lugar y en cualquier momento.

Al hermano Modeste de Brazzaville, Congo, también se le encontró durante el equipo misionero de corto plazo. Camino a su trabajo, al escuchar la palabra de vida de la Madre celestial, decidió ir al trabajo más tarde porque primero quiso obedecer como un buen hijo de Dios. Antes, su deseo era ser sacerdote de la Iglesia Católica Romana. Después de comprender a la Madre, sus ojos espirituales se abrieron y recibió la verdad inmediatamente. Ahora trata de participar regularmente en las reuniones de la predicación en Sion y también guía muchos buenos frutos.

La hermana Najmia de Namibia, es una estudiante de la universidad donde yo estudio y trabajo: ella había estado buscando la verdad durante mucho tiempo y se sintió feliz de convertirse en hija de la Madre celestial. Ella ha crecido como buena obrera del evangelio, y toca el piano en los cultos y participa en los equipos misioneros de corto plazo para otras Casas-Iglesia.

Recibí la bendición de visitar Corea por tercera vez en 2011, y la Madre me permitió la gracia de ir junto con el hermano Brian, la hermana Vione y la hermana Najmia, mis frutos. Fue una verdadera bendición. Deseaba llevar muchos buenos frutos para la Madre celestial. La Madre me permitió llevar los 10 talentos en el año 2011, y también está ayudándome casi todos los días. Si yo no llevo fruto directamente, mi fruto lleva fruto. Deseo guiar muchas almas a la salvación y ponerle fin al sufrimiento de la Madre.

La misericordia de la Madre es enorme y estoy muy agradecida de que la Madre sea tan paciente conmigo. Yo no he hecho nada porque no tengo nada bueno, pero todo fue por la ansiosa oración de la Madre para que yo me arrepintiera y cambiara. La Madre hace todo el trabajo y yo recibo todas las bendiciones. Ella es el verdadero amor y el sacrificio mismo. Si la Madre no nos sostuviera, nunca podríamos llevar fruto. Es por eso que todos los días me propongo escribir por correo electrónico a la Madre, orar, estudiar la Biblia y llevar al menos un buen fruto.

 

Lo que he aprendido de mis antiguos errores del pasado es que debo cuidar de mis frutos todos los días y constantemente, así como la Madre cuida de mí cada día. Comprendí que la Madre siempre está conmigo y me ayuda a lo largo del camino. Aunque recibieron la verdad hace un año, constantemente tengo que ayudarlos. Creo que es lo mismo conmigo, pues aunque acepté la verdad hace mucho tiempo, la Madre aún me cuida y me ama. Cuando obedezco a la Madre y trato de poner en práctica sus enseñanzas, ella me da frutos. Entendí que ser uno con la Madre es muy importante. Antes, pensaba que llevar fruto era muy difícil, porque trabajaba con mi propio pensamiento, pero el secreto está en seguir a la Madre y obedecerla.

Madre, oro para agradarle con muchos buenos frutos en el granero celestial, y deseo encontrarme con toda la familia celestial lo más pronto posible. Alabanza, honra y gloria sean a usted, Madre celestial, por siempre y para siempre.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Al lugar donde no hay separación
El hijo pródigo que ha regresado con fruto
Share

12 thoughts on “Llevemos fruto dentro de la Madre

  1. Llevar un fruto es un regalo de Dios Padre y Dios Madre (la Madre celestial).
    Si trato de llevar fruto con mi fuerza y mi pensamiento, es muy difil. Pero cuando obedezco a la Madre celestial y trato de practicar sus enseñanzas, ella me da frutos. Y a través del fruto, puedo entender el amor y el sacrificio de Dios Madre.
    Dios Madre nos mandó que predicarámos a siete mil millones de personas en todo el mundo. Obedeciendo su palabra, llevemos muchos buenos frutos.

  2. Nosotros no podemos hacer nada sin ayuda de Dios Madre.
    Tenemos que entender que Dios Madre siempre está con nosotros y ella nos guia el camino de la vida.
    Aunque no podamos hacer nada con nuestra fuerza.
    Pero, si obedecemos las palabras de Dios Madre, no solo podemos llevar buenos frutos, sino todo saldrá bien.
    Por lo tanto, tenemos que creer en Dios Madre y obedecer las palabras de Dios Madre hasta el último día.

  3. Amén. La Madre Celestial es nuestro camino, y la verdad, y la vida. Dentro de Dios Madre, no hay ninguna imposibilidad y dificultad. Desde ahora, voy a seguir todas las palabras de la Madre Celestial con la fe fuerte y la paciencia aunque haya la perturbación de satanás. Como resultado, quiero recibir todas las bendiciones de Dios y llevar buenos frutos y entrar al reino de los cielos. Gracias a Dios Madre por estar con nosotros en el cuerpo en esta tierra hasta ahora.

  4. Aunque estoy viviendo en el amor del padre celestial y de la madre celestial siempre olvidaba su amor y sacrificio.
    Y no daba el amor a los hermanos.
    Pero en ese momento también padre celestial y la madre celestial me daban el amor constantemente.
    Como esta fragancia de sion deseo agradarle a la madre celestial con los frutos
    siguiendo la enseñanza de la madre celestial.

  5. Aunque un labrador tenga buena técnica agrícola, si Dios no le dé luz ni lluvia, no podría llevar ningun fruto.
    Esta fragancia de Sion nos hace recordar que nosotros como un labrador y segador espiritual también no podemos llevar un fruto con nuestra fuerza y con nuestro pensamiento sino con la gracia auxiliar del Padre y la Madre celestiales.
    Dejando mis pensamientos y mis obstinaciones, trato de llevar mucho fruto por cuanto obedezco las palabras y las enseñanzas del Padre y de la Madre.
    Y llego a ser un labrador espiritual que cuido unos frutos que me darían paraque los frutos no se destruyan de la tierra antes del período.

    1. Amen. Para llevar buenos frutos, debemos dejar nuestros pensamientos. Obedeciendo las palabras de Dios Padre y Dios Madre, podemos llevar buenos frutos y dar alegría a Dios Madre.

  6. Lo que comprendemos, predicando y cuidando a los hermanos, es el amor de la Madre celestial(Dios Madre). Llegamos a entender también que nosotros mismos no podemos hacer nada sin ayuda y sin amor de la Madre celestial.
    Agradezco de corazón a la Madre celestial por orar sin cesar para nosotros.

  7. Cuando pienso en nuestra Madre celestial, recuerdo su ansiosa oración por sus hijos. Como la Madre nos muestra el ejemplo, también me esforzaré orar para poder llevar buenos frutos. Espero buscar a nuestros hermanos perdidos con el amor de la Madre Celestial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *