En busca de un alma que espera el verdadero amor

Jan 13, 2016 by

buscar el amor verdadero -diosmadre.org


OS Park, Corea

Siempre he tenido un deseo sincero a pesar de que no puedo trabajar en la delantera del evangelio: complacer a la Madre llevando buenos frutos. Durante toda mi vida hasta los setenta años, había creído en la mentira como la verdad, rechazando al Dios verdadero. Sin embargo, Dios salvó a esta pecadora y me sentí tan agradecida por su gracia de salvación que quería hacer algo por él aunque fuera pequeño. Ya que no tenía mucho conocimiento de la Biblia ni era buena explicando, no sabía cómo predicar la verdad. Por eso, empecé cada día con la oración de la madrugada, pidiendo a Dios que me permitiera a mí también su poder que dividió el Mar Rojo.
Un día, fui a un salón de belleza después del trabajo, y de pronto sentí como si tuviera que volver a casa rápidamente sin ninguna razón específica. Fui a casa de prisa, y cuando llegué al frente de mi casa, una señora desconocida me saludó y me pidió un favor.
“Me mudé aquí desde Incheon hace dos meses, y estoy buscando una buena iglesia para asistir. Aunque he estado buscándola por todas las calles casi más de un mes, aún no he podido encontrar una iglesia adecuada. ¿Conoce una buena iglesia por aquí?”
Me sentí muy feliz de escuchar eso, y pronto me presenté y le dije que estaba asistiendo a la Iglesia de Dios. Luego, para mi sorpresa, ella se alegró más que yo. Me dijo: “Una vez vi la Iglesia de Dios en Incheon, y sentí que el nombre de la iglesia en sí era santo. Por eso, estaba pensando en visitar la iglesia, pero pronto me rendí, porque la gente de mi alrededor se opuso fuertemente a que asistiera a ella”.
La invité a mi casa y le prediqué todo lo que sabía de la palabra de Dios. Poco después, un miembro a quien había llamado, llegó a mi casa y le enseñó la verdad detalladamente. Ella dijo que todas las palabras dichas eran verdaderas porque estaban registradas en la Biblia, y luego renació como hija de Dios.
Ella dijo que cuando era niña vivía en Japón, y que luego se trasladó a China, donde perdió a sus padres en los estragos de la guerra. Para aliviar su soledad, creía firmemente en Dios. Sin embargo, aunque asistía a muchas iglesias diferentes, no podía ser consolada en ninguna iglesia, sino que resultaba decepcionada por el mal comportamiento de los creyentes.
Podía entender cómo se había sentido, porque yo también había perdido a mis padres durante la guerra de Corea y me apoyé en Dios durante toda mi vida. Oré por el descanso y la paz de la hermana, que había estado vagando mucho tiempo buscando la verdad, estando bajo las alas del Padre y de la Madre celestiales, nuestro Dios verdadero.
En el día de reposo, vino a Sion con alegría y no dejaba de decir “Gracias” y “Amén”. Cuando veía a los miembros que la saludaban cordialmente, diciendo: “¡Dios la bendiga mucho!”, me contó que todos parecían ángeles. Luego derramó lágrimas, diciendo: “No merezco recibir el amor de Dios, porque soy muy pecadora”. Yo también lloraba dando gracias a Dios por haberme permitido encontrarla.
La hermana ya se está esforzando mucho por el evangelio, diciendo que debe predicar a toda la gente que Dios ciertamente mora en la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial. Yo también quiero hacer todo lo posible por encontrar un alma que está anhelando el amor de Dios como ella. Voy a estudiar con más diligencia las palabras de la Biblia, sin excusarme en mi edad y mi capacidad, por lo que siempre podré jactarme de la Madre celestial que nos da el agua de la vida, a quienquiera que encuentre y en cualquier momento. Aunque soy tarda para hablar y mis rodillas son débiles, no tengo nada de qué preocuparme, porque Dios ha preparado bendiciones para mí y me ha hecho estar junto con los miembros que compensan mis defectos. Voy a llenar el resto de mi vida con buenas y hermosas obras, por las cuales la gente pueda darse cuenta del amor de Dios, incluyendo las palabras de Dios.
Doy muchas gracias y alabanza al Padre y a la Madre del cielo por permitirme llevar un precioso fruto para darme más fe y valor.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre.

Los tres hermanos de Fukuoka
Buscando a mi hermana
Share

6 Comments

  1. linda

    En la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial (IDDSMM) está el amor verdadero.
    El amor verdadero de Dios es que Dios padre Ahnsahnghong y Dios Madre (la Madre Celestial) vinieron a esta tierra en la carne para dar nos el perdón de pecado a quienes íbamos a morir por nuestros pecados.
    Por lo tanto, siempre están la alegría, el gozo, y la consolación en la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial (IDDSMM).
    Venga a IDDSMM y sienta el verdadero amor de Dios Padre Ahnsahnghong y de Dios Madre (la Madre Celestial)

  2. Naomi

    Solo en la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial, podemos sentir el amor verdadero.
    Porque Dios Padre Ahnsahnghong y Dios Madre siempre están con nosotro.
    Por medio de el gran amor que Dios Padre y Dios Madre nos dan, podemos cambiar a nosotros mismos.
    Yo deseo que todo el mundo se sienta el amor de Dios Padre Ahnsahnghong y de Dios Madre.

    • evelin

      Amen!! Venga a la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial (IDDSMM) donde está el amor verdadero de Dios Madre(la Madre Celestial)

  3. jessica

    Amen!!

  4. 레이나

    BUEANO

  5. alba

    La Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial(IDDSMM) predica el amor verdadero.
    Porque predica Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre quienes son la fuente del amor.
    La Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial(IDDSMM) predica las buenas enseñanzas de Dios siguiendo los ejemplos de Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre quienes nos dan el amor y sacrificio para darnos el perdón de pecados.
    Venga a la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial y reciba el amor verdadero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *