El camino que el Padre recorrió

Aug 20, 2018 by

Ahnsahnghong


Kim JE,  Corea

Llevando la vida de la fe por más de diez años junto con mi familia, me sentía muy preocupado porque sabía que era negligente en mi misión de salvar almas. Quería predicar a alguien diligentemente, quien fuera, pero me era difícil empezar a hablar. Cuando mi amigo regresó de China, mi esposa me aconsejó que lo invitara a la Exhibición Literaria y Fotográfica “Nuestra Madre”, realizada en una iglesia cercana, entonces puse una buena excusa: “¿Tendrá tiempo?, porque recién ha regresado”.

En la celebración del año nuevo realizada un día antes del año nuevo 2014 en el Instituto de Formación Go&Come de Okcheon, Corea, la Madre celestial prometió la bendición del año del jubileo y me despertó del profundo sueño. Mientras realizábamos la limpieza de la nueva iglesia, ya que nos habíamos expandido, seguí pensando en lo que la Madre había dicho: “Llevaremos muchos frutos en el año del jubileo”. Cuando me preguntaba con emoción: “¿A quién traeré conmigo a este nuevo templo?”, recordé a uno de mis amigos, que me ayudó a conseguir empleo cuando me mudé a Seúl. Al saber que su vida había sido muy difícil en los últimos veinte años, sentí pena por él.

El día que prometió venir a Sion, muchas cosas pasaron por mi mente mientras lo esperaba; le tomaría tres horas para venir. Pero tras escuchar una breve explicación sobre la verdad que había escuchado de mí varias veces, y luego de ver algunos vídeos, recibió a Dios y la bendición de una nueva vida.

En el primer Día de Reposo de abril, vino a Sion cumpliendo su palabra de guardar culto conmigo, pero estaba preocupado por la Pascua. Ya que tenía un día libre cada tres semanas, le pedí que oráramos juntos para que guardara la Pascua, y le pedí a Dios sabiduría.

Finalmente llegó la Pascua. Fui a la región donde él vivía y lo esperé. Ya que su trabajo estaba a una hora de Sion, me preocupaba que no pudiera celebrar la Pascua por alguna razón. Devorado por la ansiedad, sentía que cada minuto era una hora. Al pensar en que el Padre y la Madre deben de haber esperado a sus hijos con la misma ansiedad, me dolía el corazón. Gracias a Dios, mi amigo guardó sagradamente la ceremonia de la Pascua. Me sentí realmente agradecido. Después del culto, tuve que pasar la noche en su casa, ya que era muy tarde para regresar a la mía. Antes de dormir, le pregunté cómo se había sentido por haber guardado la Pascua por primera vez.

“Pienso que Dios realmente me ayuda cuando oro a Él. Mi jefe siempre me mira mal, pero recientemente me elogió por mi buen trabajo y me propuso una mejor posición, diciéndome que quería trabajar conmigo.”

Mi amigo también me contó que cuando escuchó a alguien difamando a la Iglesia de Dios con rumores sin fundamento, le dijo con seguridad que “nuestra iglesia es una iglesia buena que sigue la Biblia”. Doy inefables gracias a Dios por hacer que él mantenga firme su fe.

Al día siguiente, fuimos a la iglesia para el culto de la madrugada de la Fiesta de los Panes sin Levadura. Había una gran distancia de su casa a Sion, pero decidimos caminar, ya que teníamos suficiente tiempo. No obstante, con el paso del tiempo, mis piernas se sintieron pesadas y mis zapatos me causaban dolor. Caminando durante más de una hora y media, sentía pesado hasta mi liviano maletín.

En este momento, una escena pasó por mi mente. Era el Padre que caminaba por los caminos de la montaña con traje formal y zapatos incómodos, cargando su pesado maletín, incluso en tormentas de nieve en invierno y bajo el sol abrasador en verano.

“¡El Padre recorrió este camino!”

Si yo sentía dolor aun caminando sobre una calle pavimentada, ¡cuánto más dolor habría sentido el Padre sobre caminos escarpados! Me sentía muy apenado por haber dudado en predicar, poniendo la excusa de no tener coraje, sin conocer el amor y sacrificio del Padre. Para asegurarme de que el camino del Padre no fuera en vano, decidí estudiar diligentemente la Biblia y cambiar mi temperamento, a fin de llevar a cabo mi misión en el evangelio.

Doy gracias a Dios por haber despertado mi alma que estaba ebria y soñolienta, y también por guiar a mi amigo a Sion. Con la determinación de seguir correctamente el camino del Padre, mi corazón late y siente energía que viene desde el interior. ¡Padre y Madre, por favor permítanme el poder del Espíritu Santo, para que yo pueda terminar este viaje con una fe infatigable!


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Después de cultivar mi corazón
Nuestro hogar
Share

Related Posts

Tags

Share This

5 Comments

  1. Abril Choi

    Es muy emocionante esta fragancia de Sion.
    Gracias a Dios por hacernos saber la voluntad de Dios a través de nuestra vida física.
    Aunque me llegue unas situaciones difíciles, siempre pensaré la voluntad de Dios Padre y Dios Madre.

  2. Martin

    A través de esta fragancia de Sion, pienso en el amor del Padre celestial que sacrificó para salvar un alma. Yo también deseo que ande el camino que el Padre recorrió. Gracias al Padre celestial por darnos el amor eterna.

  3. Alba

    “¡El Padre recorrió este camino!”
    Dios Padre(Cristo Ahnsahnghong) estaba subiendo a las montañas con traje formal y zapatos incómodos,cargando su pesado maletín,incluso en tormentas de nieve en invierno y bajo el sol abrasador en verano.
    Su propósito era solo nuestra salvación.
    Yo también quiero seguir el camino del Padre.
    Gracias a Dios Padre.

  4. Helen

    leyendo este artículo me conmovió mucho. También doy muchas excusas cuando no me estoy dedicando completamente al evangelio, pero ahora quiero deshacerme mis tontas excusas y participar en la misión de encontrar mis queridos miembros celestiales

  5. Rubén

    Dios padre y Dios Madre recorrieron el camino áspero primero para hacernos caminar sobre la carretera plana y florida. El camino de sacrificio era solo para los hijos de Dios, no para sí mismo. A partir de ahora, seguiré el camino asiduamente que Dios nos guía. Muchas gracias a Dios Elohim.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *