Después de encontrarme con Dios en la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial, mi vida cambió totalmente.

Feb 22, 2016 by

tailendia-diosmadre.org


Romane S, Tailandia

Tailandia es un país budista. Yo también tenía una estatua de Buda en mi casa y seguía las costumbres budistas, deseando paz y prosperidad para mi familia.
Administraba una lavandería, y conocía a muchos clientes de diferentes religiones. Entre ellos, especialmente los cristianos me hablaban de la Biblia más que cualquier otra religión, pero yo nunca mostraba interés. No tenía tiempo para conversar bien con ellos, y además no quería escucharlos. A veces, cuando veía un programa de televisión religioso, me preguntaba a dónde iría después de la muerte, si Dios realmente existe y si la Biblia es verdadera; pero no podía confiar en ningún cristiano porque ellos estaban divididos en muchas denominaciones e insistían en sus opiniones.
Un día, unos extranjeros me preguntaron: “¿Alguna vez ha escuchado acerca de Dios Madre?
A otros cristianos les habría dicho: “Estoy ocupada, y soy budista”, pero extrañamente en ese momento, no sentí el deseo de decirles eso. Dejé lo que estaba haciendo y los escuché. Al principio, me fue un poco difícil comprender la Biblia con su escaso tailandés, pero quedé enormemente conmovida cuando me dijeron que Dios había creado todo y que teníamos al Padre y a la Madre en el cielo igual como en la tierra.
“¿Qué hago si lo que me predicaron es correcto?”
Estaba preocupada, porque mi decisión cambiaría todo el estilo de vida que había tenido.
Pensé en esto durante una semana, pero no pude negar la verdad de la Madre celestial y de Dios Espíritu Santo. Pensé que no debía demorar más. Por eso visité la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial con mi hijo menor y acepté la verdad. Días después, mi hijo mayor también se convirtió en hijo de Dios.
Después de encontrarme con Dios, mi vida cambió totalmente. En el pasado oraba solo para tener una buena vida en esta tierra, pero ahora oro para que las personas que conozco puedan ser salvas junto conmigo.
Una noche, la lluvia cayó a cántaros. Ese día, oré más tiempo de lo usual, pidiendo a Dios que bendijera a todas las personas que podía recordar. Cuando me fui a dormir, sonó mi teléfono.
¿Quién llama a esta hora de la noche?”
Era la novia de mi hijo mayor. Me indicó que fuera rápidamente adonde estaba porque había tenido un accidente de tránsito. Su voz se oía muy angustiada. Entonces fuimos rápidamente al lugar. El accidente se veía terrible. Todas las personas que habían llegado al accidente decían que la conductora debía de haber fallecido. Pero la conductora, que era la novia de mi hijo, no estaba realmente herida. Solo tenía algunos rasguños en la frente y en las piernas. Recordé cuánto había orado por ella antes de que recibiera la llamada telefónica. Le dije que yo acababa de orar por ella, y que quería decirle la manera de ser salva de los desastres en cualquier lugar y en cualquier momento.
La mañana siguiente, ella vino a nuestra casa apenas amaneció. Ese día, recibió la bendición de la salvación con su hermana menor. Estaba sorprendida y agradecida por el hecho de que Dios hubiera respondido rápidamente las oraciones que habíamos ofrecido por la salvación de las almas de otras personas. Mi hijo y su novia ahora están guardando su fe en Dios firmemente.
Después de recibir a Dios, encontré la verdadera felicidad en mi vida. Anteriormente, todos los días estaba muy ocupada, y no tenía paz en mi corazón. Pero ahora estoy feliz todos los días. Incluso mientras trabajo, cuando pienso que Dios está conmigo, me siento muy emocionada y agradecida. Incluso cuando ocurre algo malo, puedo vencerlo a través de las oraciones porque sé que esta es la bendición de Dios para guiarme a la salvación.
Hace unos meses me enfermé. Las piernas me dolían tanto que no podía ni caminar. Era probablemente porque trabajaba todo el día de pie. Mientras oraba para que mi dolor desapareciera rápidamente, recordé al Padre y a la Madre celestiales. Me cansé al trabajar para mi propia vida, pero el Padre y la Madre pasaron muchos años buscándonos, cruzando ríos y subiendo montañas. Me emocioné mucho al pensar que me había convertido en hija de Dios y por haber recibido su amor y sacrificio.
Después de mejorar, empecé a predicar a todos los clientes a fin de retribuir el amor del Padre y del la Madre. Oro para que todos conozcan que tenemos un Padre y una Madre del cielo, y el eterno reino celestial. Mi deseo es que todos vayamos juntos a la hermosa patria celestial.

La obra del evangelio no es difícil
Predicaré la verdad con el corazón ardiente como el de Jeremías
Share

5 Comments

  1. Después de encontrarme con Cristo Ahnsahnghong y la Madre Celestial en la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial, mi vida ha cambiado 170 grados.

  2. linda

    Es la fragancia de Sion que puedo simpatizar mucho. Y es la hermana quien tiene bonito corazón.
    Yo también encontré la verdadera felicidad en mi vida después de recibir Dios Padre Ahnsahnghong y Dios Madre (la Madre Celestial). Me siento de paz y agradecida porque Dios está conmigo siempre.
    Yo también quiero orar y predicar a los que todavía no han escuchado esta buena noticia de la salvación como hermana. Muchas personas están viviendo sin esperanza del cielo, pensando que esta tierra es toda para ellos igual que yo de andes de recibir Dios.
    Venga a la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial dondé hay alegría y amor
    Dios Padre Ahnsahnghong y Dios Madre (la Madre Celestial) están esperandonos.

  3. Lucy

    Gracias, Dios Padre, gracias, Dios Madre. Ser los hijos de Dios Padre Ahnsahnghong y Dios Madre es una bendición enorme. Agradezco por compartir una hermosa fragancia de Sion 🙂

  4. alba

    Nosotros no recordamos a la Madre celestial pero nuestra alma si.
    Tenemos que encontrar a Dios Madre para volver al reino de los cielos, nuestra patria celestial sin falta.
    Porque Dios Madre es la brújula de nuestra alma.
    La Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial (IDDSMM) cree en Dios Madre quien es la fuente del amor.
    Vengan a la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial (IDDSMM) y crean en Dios Madre. Y vamos al reino de los cielos juntos.

    • Evelin

      Amen. Yo también estoy muy feliz con Dios Madre (la Madre Celestial) en la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial(IDDSMM).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *