Buscando a mi hermana

hermanos-diosmadre.org


YR Jeong, Corea

Tengo dos hermanas: Una de ellas es dos años mayor que yo, y la otra es un año menor. En mi niñez, mis hermanas eran mis mejores amigas. Mi hermana mayor era lo suficientemente madura para cubrir mis errores, y mi hermana menor me escuchaba muy bien. Junto a ellas, no temía ni las amenazas de los bravucones.
En especial amaba mucho a mi hermana menor. La razón era que ella me escuchaba muy bien y quizás porque era muy graciosa; aunque le decía una gran mentira, lo creía todo, parpadeando con sus enormes ojos.
Pero desafortunadamente cuando ella tenía catorce años de edad, un día se perdió; no regresó a casa y no recibimos ni una llamada de ella. Papá y mamá llamaron a todas sus amigas y salieron a buscarla. Toda la noche buscaron en las calles y en el centro de la ciudad y hasta a lo largo del río. Yo también estaba tan preocupada por mi hermana que seguí a mis padres para encontrarla, pero pronto regresé a casa porque tenía miedo de caminar en las oscuras calles.
El siguiente día, muy temprano por la mañana, papá y mamá fueron a la escuela de mi hermana, esperando encontrarla; pensaron que tal vez mi hermana no había regresado a casa porque se había quedado jugando con sus amigas hasta muy tarde y que había ido directo a la escuela el siguiente día. Pero no estaba en la escuela. Mis padres estaban tan ansiosos y preocupados por ella que no fueron a trabajar y siguieron buscándola todo el día.
Durante las clases, estuve llorando pensando que no volvería a ver a mi hermana. En cuanto llegué a casa, salí a buscar a mi hermana. Pero solo la busqué durante una hora. Llegó el tercer día y mi hermana no regresaba a casa.
“¿Ha regresado tu hermana? ¿Has recibido alguna llamada de ella?”
Mi mamá me preguntaba con voz ronca.
“No, aún no…”
Mi mamá no durmió ni comió bien durante esos días, y su rostro empalideció. No obstante, salió nuevamente para buscar a mi hermana. No podía ver el rostro de mis padres excepto cuando me preguntaban si mi hermana había regresado.
El cuarto día, cuando regresé de la escuela, mi hermana estaba durmiendo tranquilamente en los brazos de mi mamá. Solo entonces mi papá se fue a dormir, porque no había podido descansar durante mucho tiempo.
Ahora ambas somos adultas. Recordando lo que sucedió ese día, mi mamá le dice a mi hermana:
“Realmente no puedes imaginar los momentos difíciles que atravesamos cuando te escapaste de casa. Buscaba en todas partes para encontrarte, llorando a pesar de la multitud de personas, pero no tenía nada de vergüenza. Cuando veía a una niña de tu edad desde lejos, pensaba que podrías ser tú… ¡Qué alborotadora habías sido! ¡Jo, jo, jo!”
Ahora mis padres se ríen cuando hablan de ese momento, pero yo recuerdo vívidamente qué ansiosos y afligidos estuvieron cuando perdieron a su hija. Pude sentir su dolor y pena aunque en ese tiempo era muy joven.
¡Cuánto más tristes y ansiosos deben de haber estado nuestros Padres celestiales para encontrar a sus hijos perdidos, olvidándose hasta de dormir y descansar! Padre y Madre, lamento haberme sentado solo a esperar el regreso de mis hermanos y hermanas, sin ayudarlos ni acompañarlos a buscar a sus hijos perdidos. Ahora encontraré a mis hermanos y hermanas perdidos y los guiaré a sus brazos, sin desistir ante cualquier cosa que pueda suceder.
Nosotros rechazamos su amor en el cielo, pero usted siempre da a estos hijos pecadores su interminable amor, que hasta los ángeles envidian. ¡Por esto, sinceramente les damos gracias, Padre y Madre!


Esto es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y Dios Madre.

En busca de un alma que espera el verdadero amor
Con el ansioso corazón de la Madre
Share

7 thoughts on “Buscando a mi hermana

    1. Vamos a prediar rápidamente a Cristo Ahnsahnghong y a Dios Madre en todo el mundo para buscar los hermanos perdidos.

  1. El Padre y la Madre celestiales también se afligen mucho por sus hijos perdidos.
    Por eso hasta ahora están buscando sus hijos y están esperando para que puedan regresar rapidamente al cielo.
    Vengan a la Iglesia de Dios donde están nuestos Padres espirituales.

  2. A veces, vi en televisión lo que las personas encontraron familia perdido. Viendo a ellos, lloré junto.
    Porque también he perdido mi hermano menor antes. sé que el dolor de ellos es muy grande.
    La biblia testifica que nuestros Padre Celestial y Madre Celestial están buscando a sus hijos perdidos hasta ahora.
    No podemos imaginar cuantos grandes son los sacrificios de Dios Padre y de Dios Madre.
    Por eso, estamos buscando nuestros hermanos del cielo predicando la voz ansiosa de la Madre Celestial.
    Deseo que regrese con mis hermanos todos juntos rápidamente al cielo,nuestra patria celestial donde moran Dios Padre y Dios Madre.

  3. Todavía hay muchos hermanos perdidos en el mundo entero que están esperando a la Madre Celestial con ansiedad.
    Ellos están yendo a la muerte, no sabiendo cuál es la verdad.
    Y nuestra Madre Celestial también está esperando a nuestro hermanos perdidos con el corazón de la angustia.
    Vamos a guiar nuestro hermanos perdidos a la Madre Celestial rápidamente.

  4. Si perdiera mi hijo aun un día, yo también lo buscaría todo el tiempo sin poder hacer nada.
    Sin embargo, Dios Padre Ahnsahnghong y Dios Madre (la Madre Celestial) están buscand sus hijos perdidos durante seis mil años de largo tiempo.
    Dios Padre Ahnsahnghong y Dios Madre (la Madre Celestial) aun ahora están esperando que sus hijos perdidos regresen.
    Ellos quieren regresar junto con sus hijos perdidos al reino de los cielos.
    Venga a la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial (IDDSMM) y volvemos al reino de los cielos junto con los Padres Celestiales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *