Bendiciones de los que están preparados...

Oct 2, 2015 by

 EH Lee,  Corea “¡Complaceré a la Madre llevando buenos frutos!” Ya que administro una pequeña tienda con mi esposo, es difícil para mí salir a predicar. Por eso, cada vez que tenía tiempo predicaba las buenas nuevas a mis clientes cuando visitaban mi tienda, y a mis vecinos con quienes me encontraba. Aunque estaba realmente ocupada trabajando desde la mañana hasta la noche, no olvidaba que “predicar el evangelio es mi deber”. Tal parecía que Dios se complacía conmigo, pues me permitía llevar mucho fruto. Pero muchos de ellos no lograron permanecer firmes en la fe, muy probablemente porque yo no les predicaba las palabras de la Biblia en el tiempo apropiado, con la excusa de que estaba ocupada. Antes del día de Pentecostés, pedí ansiosamente a Dios que me ayudara a encontrar una...

read more