La bendición en una prueba

May 12, 2016 by

MJ Park, Corea “Cariño, vamos juntos a la iglesia después que salga del hospital.” Lágrimas inundaron mis ojos cuando escuché a mi esposo decir esto. Mi esposo trabajó muy duro y compró una casa para su familia; él cumplió su sueño más grande como jefe de familia. Estaba por disfrutar de su vida, en pasatiempos que nunca antes había soñado; pero le diagnosticaron cáncer y esto cayó sobre él como un trueno. Nada podía salvarlo excepto un trasplante de hígado. Sin pensarlo ni un segundo, le dije que yo sería la donante. Pero no era tan simple como pensé. El médico dijo que el trasplante no sería posible porque mi esposo y yo teníamos diferentes tipos de sangre y porque mi hígado era pequeño. Debía haber dos donantes, por eso mi sobrino que había...

read more