Si lo deseas ansiosamente…

Apr 27, 2016 by

JY Lee, Corea Había pasado mucho tiempo como una rama sin fruto a pesar de que siempre me había alimentado de la nutritiva savia de Dios que es la vid. Yo quería predicar las palabras de Dios a mi familia y amigos, pero no tenía la valentía para predicarles y solo pensaba que ellos no serían hijos de Dios. Cuando veía a otros hermanos y hermanas recibiendo la bendición de llevar abundantes frutos, deliberadamente trataba de apartar la mirada de mí misma, que carecía de valentía y también de oración, y solía consolarme creyendo que algún día sería bendecida con un fruto, porque guardaba diligentemente los mandamientos de Dios. Entonces un día leí las siguientes frases que realmente llamaron mi atención: “Un zorro perseguía a un conejo, pero nunca podía atraparlo. La razón es...

read more