Una estrella grande, una estrella pequeña y una estrella bebé...

Feb 2, 2017 by

Lee MS,  Corea Mi madre, que este año cumple setenta años, ha vivido solo para sus tres hijos: un hijo y dos hijas. Después que todos nos casamos, se quedó viviendo sola, extrañándonos en su corazón, diciendo que no quería ser una carga para nosotros. Un día, mi madre fue atacada por un repentino derrame cerebral. Cuidé de ella en el hospital por más de medio mes. Durante ese tiempo, lloré mucho, porque en ese momento comprendí que el tiempo de vida de mi madre se acortaba mientras yo cuidaba de mí misma, mirando solo mi propio futuro. Mi madre solía ser una súper mujer, y aunque se cayera, no se quedaba abajo sino que rebotaba como una regordeta. Pero ahora ya no es la misma persona que yo conocía, su cabello se ha...

read more

Si hubiera conocido el corazón de la Madre celestial...

Oct 18, 2016 by

JJ Yu, Corea El otoño pasado, trabajé como jornalero durante varios días, antes de comenzar un nuevo trabajo. Saludaba a los obreros de construcción y comenzaba a trabajar después de escuchar una breve explicación sobre mi trabajo. El administrador, que había venido de otra región, parecía de unos 35 años. Es difícil hacer una carrera en el rudo negocio de la construcción y obtener reconocimiento, por eso pensé que él era diligente y trabajaba muy bien. Sin saber por qué, sentí compasión mientras trabajaba con él. Todo el tiempo él suspiraba profundamente. Cuando di gracias a Dios antes de comer, el administrador me preguntó si yo asistía a la iglesia. Cuando le respondí que asistía a la Iglesia de Dios, su rostro se iluminó súbitamente, y me dijo que él también había llevado la...

read more

El fruto crece por el amor de la Madre...

Jul 19, 2016 by

JH Yun, Paraguay Ahora estoy en Asunción, capital de Paraguay, al lado opuesto de Corea. La mayoría de las personas aquí creen en Dios, pero sufren de hambre espiritual porque practican la idolatría y no pueden escuchar las palabras de la vida. Cada vez que converso con las personas de aquí, siento que tengo que encontrar a mis hermanos y hermanas lo más pronto posible, y esto hace que acelere mis pasos para predicar. Un día encontré a una pareja de ancianos mientras predicaba diligentemente el evangelio, como era usual. Después de escuchar las palabras de la verdad, la anciana aceptó la verdad con alegría, diciendo: “¡Esta es la verdad!” Entonces su esposo, que tenía una discapacidad auditiva, también recibió la promesa de una nueva vida. Después que recibieron la verdad, los visitaba frecuentemente...

read more

El dolor de perder un hijo

Jun 7, 2016 by

Jhansi RS, India Antes de conocer la verdad, asistía a la Iglesia Católica Romana desde mi niñez. Durante ese tiempo, tuve un fuerte deseo de convertirme en monja y de servir a Dios. Pero cambié de parecer después de escuchar los comentarios de la gente acerca de la inmoralidad de los sacerdotes de la Iglesia Católica y por la oposición de mi padre. Aun cuando llegué a ser madre de dos hijos después de casarme, seguía asistiendo a la Iglesia Católica, pero siempre sentía un vacío en el corazón. Un día, en enero de 2011, dos miembros de la Iglesia de Dios vinieron a mi casa y me predicaron la verdad. Cuando comprendí que el Padre y la Madre celestiales habían venido del cielo para darnos la vida eterna a los pecadores como yo,...

read more

El recuerdo de mi mamá

Jun 3, 2016 by

SY Park,  Corea Fue en la época en que mi hija acababa de ingresar a la secundaria y me hizo atravesar momentos muy difíciles porque estaba entrando en la pubertad. Un día, me desafió sin ninguna razón, y quedé muy desconcertada. Después de llorar un largo tiempo en una habitación oscura, pensé en mi mamá. Entre sus seis hijos, yo en especial era terca y frecuentemente peleaba con mis amigas. Mi mamá solía decirme: “Cuando tengas una hija como tú, entenderás mi corazón.” Cuando mi padre me reprendía por hacer cosas malas, yo nunca admitía que estaba equivocada. Ya que mi madre era menos estricta que mi padre, no sentía la necesidad de admitir mis errores ante ella. Apretaba mis labios obstinadamente hasta que mis padres me dejaban. Aunque era expulsada de mi casa...

read more