Gratitud a Dios por permitirme ver

Jan 3, 2017 by

gratitud de ver-diosmadre.org


Choi Yk, Corea

Desde hace unos años, veía borroso en mi ojo izquierdo como si hubiera neblina. Empecé a sentir el mismo síntoma en mi ojo derecho. Comencé a utilizar gafas pensando que tenía presbicia, pero aún no podía ver claramente. En el centro oftalmológico adonde mi esposa me dijo que fuera, me recomendaron ir a un hospital grande para encontrar la causa exacta, y solo me recetaron un colirio para los ojos.

Posteriormente, por el ajetreo del restaurante que administrábamos, no había tiempo libre. Pero después, cuando ya ni siquiera podía distinguir los objetos, comprendí la gravedad de la situación y fui a un hospital. El médico dudaba que fuera glaucoma y sugirió que me hiciera un examen de imágenes por resonancia magnética (IRM) para descartar que hubiera algún problema cerebral.

No sé cómo salí del hospital. “¿Y si me quedo ciego?” Sentado en la banca, pensaba todo tipo de cosas. Por quien más sentía pena era por mi esposa. Por el continuo fracaso del negocio, mi esposa había sufrido muchísimo. Sin embargo, ella nunca expresaba su pena… Por eso, no quería darle más carga.

Volví a casa y le conté a mi esposa lo que el médico me había dicho. Como ella tiene un amplio corazón, me consoló diciendo que todo estaría bien. El resultado del examen de resonancia magnética reveló que el síntoma que tenía era un tumor en la hipófisis que estaba creciendo presionando el nervio ocular. El médico dijo que si lo dejaba de esa manera, podría quedar ciego. Tenía que ser operado urgentemente. Me sentía desahuciado. Pero la siguiente palabra del médico fue muy esperanzadora. Gracias a los avances de la tecnología médica, la operación podía hacerse fácilmente, y como el índice de éxito era alto, era posible la recuperación de la vista. No sé quién lo dijo primero, si mi esposa o yo, pero ambos dijimos: “Gracias Padre y Madre”. Después de eso, ya no pude escuchar lo que el médico decía.

Después de la operación, la sed y el fuerte dolor que sentía me despertaron de la anestesia. Me dijeron que había salido de la sala de operaciones siete horas antes. El dolor empeoró porque estaba desapareciendo la anestesia. No podía mover mi cuerpo, incluso era difícil respirar, sentía náuseas y dolor de cabeza. Parecía una pesadilla soportar la noche con un analgésico, y de esa manera desperté al día siguiente.

Por un momento, dudé de mis ojos. ¡El mundo se veía tan claro en la brillante mañana! “¡Padre y Madre, muchas gracias!” No podía hacer más que ofrecer una oración de gratitud a Dios por permitirme ver el brillante mundo. Lágrimas caían de mis ojos.

Unos días después, sentado frente al jardín del hospital, escuchando el canto de las aves y el susurro de las hojas en el viento, el mundo me parecía más tranquilo y hermoso que nunca. No sabía que solo con el hecho de poder ver algo estaría tan agradecido.

En el pasado, cuando era ciego espiritual, no reconocía a Dios que había venido como la luz. Dios ha abierto los ojos espirituales de este ciego para distinguir la verdad. ¿Acaso había valorado ligeramente esta bendición hasta ahora? Debe de ser la voluntad del Padre y la Madre celestiales permitirme ver nuevamente el mundo físico y espiritual. Predicar la verdad a las personas que están a mi alrededor, para que los ojos de ellos sean abiertos y reconozcan a Dios Elohim, es la manera de retribuir la gracia de Dios.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Una estrella grande, una estrella pequeña y una estrella bebé
La máquina de coser de mi madre
FacebookTwitterShare

12 Comments

  1. Daniel

    Muchas gracias a Dios Padre y Dios Madre por abrir nuestros ojos espirituales.
    Nosotros eramos ciegos espirituales antes de encontramos a Verdadero Dios y vagábamos por la oscuridad. Pero Dios Padre y Dios Madre vinieron a esta tierra como los médicos espirituales y han abierto los ojos espirituales. De nuevo les doy la gracia y la alabanza eterna.

  2. Lucy

    También doy muchas gracias al Padre y Madre Celestiales por darnos los ojos espirituales que pueden ver las palabras verdaderas de la Biblia.

  3. alexanderia

    Proclamen en voz alta al Salvador, Dios Elohim
    Dios nos dará la corona de la vida sin falta
    Venzamonos los dolores. Prediquemos la verdad.Siendo uno en nuestro Dios iremos a nuestro hogar.

  4. esperanzakim

    Gracias a Dios padre y Dios madre

  5. clara

    Yo también ahora puedo distinguir la verdad abriendo los ojos espirituales por la gracia de Dios Elihim.
    Voy a predicar la verdad a los ciegos espirituales para retribuir al Padre Ahnsahnghong y a la Madre celestial.

  6. alba

    Debe de ser la voluntad del Padre y la Madre celestiales permitirme ver nuevamente el mundo físico y espiritual.

  7. linda

    Nosotros ya podemos ver la verdad porque Dios Padre y Dios Madre hicieron abrir nuestros ojos espirituales. Pero muchas personas del mundo tadavía no conocen la verdad por que ellos son los ciegos espirituales. Vamos a predicarles para abrir sus ojos espirituales. Les doy gracias a Dios Padre y Dios Madre.

  8. Alma

    Antes de venir Cristo Ahnsahnghong a esta tierra nadie podía saber la verdad.
    Pero, Cristo Ahnsahnghong vino a esta tierra y nos abrió nuestros ojos cerrados
    y nos dio la verdad que salve nuestra alma.

  9. maru

    Amen.
    Le doy muchas gracias a Dios Padre por venir a esta tierra.

  10. olivia

    Gracias a Dios Padre (Cristo Ahnsahnghong) y Dios Madre por permitirme ver la verdad de Dios. Voy a predicar diligentemente a Dios Elohim para que los ojos espirituales de todas las personas sean abiertos.

  11. monica

    hoy en día, muchas cristianos son los ciegos espirituales. Por que ellos no pueden ver Dios aun que creen en Él. Sin embargo, muchas gracias a Dios Padre y Dios Madre por permitirme ver Dios Elohim y predicaré este evangelio al mundo que todavía no conocen a Dios Elohim.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *