“¡Encontremos a todos los miembros de nuestra familia celestial y salvémoslos!”

Jul 22, 2016 by

praga-diosmadre.org


SH Baek, República Checa

Un día cálido y soleado, me dirigía a visitar a alguien con un miembro de Sion. Cuando tomamos el tren subterráneo, vimos a una persona de pie delante de nosotros; no parecía checo. Como era extranjero igual que nosotros, sentimos cierto interés en él y quisimos predicarle la palabra de Dios. Pero ya que casi era el momento de hacer el transbordo, no tuvimos suficiente tiempo. Entonces, para nuestra sorpresa, él bajó del tren en la misma estación y también tomó el mismo tren.

Como teníamos que bajar del tren después de cuatro estaciones, solo teníamos unos diez minutos para predicarle. Él estaba sentado a nuestro lado, y empezamos a conversar con él inmediatamente.

“Buenos días. Somos de Corea. ¿De dónde es usted?”

“Soy de Brasil, y mi nombre es Stefano.”

“¿Alguna vez ha escuchado acerca de Dios Madre?”

“¿Dios Madre?”

Habían pasado dos minutos desde que nos presentamos en inglés. Pensamos que él se sentiría más cómodo hablando en inglés que en checo, sin embargo, él no era bueno hablando el inglés. Empezamos a explicarle acerca de Dios Madre, señalando los versículos de la Biblia acerca de la Madre uno por uno. Mientras le predicábamos, pasaron algunos minutos.

“No tenemos mucho tiempo para predicar acerca de Dios Madre, porque dentro de poco vamos a bajar.”

“Um…”

Pasaron otros dos minutos.

“Esta verdad es muy importante. Realmente queremos verlo de nuevo para hacerle saber de Dios Madre.”

Entonces nos dio su número telefónico. Esto fue lo que sucedió en el ruidoso y atestado tren subterráneo en tan solo unos minutos. Al pensar en esta situación, habría sido imposible sin la ayuda del Padre y la Madre.

No fue fácil volver a encontrarlo. Nuestra cita para encontrarnos se pospuso varias veces, y finalmente él visitó Sion. Le predicamos la palabra de Dios en una mezcla de checo e inglés y le mostramos la Biblia escrita en portugués, el idioma oficial de Brasil. A pesar de nuestra pobre habilidad en el idioma, comprendió completamente la verdad. Cuando le explicamos: “Nosotros somos ángeles del cielo, pero ahora estamos viviendo en esta tierra como resultado de haber pecado en el cielo”, él nos preguntó qué clase de pecado habíamos cometido. Cuando le dijimos que “debemos regresar al cielo”, nos preguntó qué deberíamos hacer para regresar. Y cuando le predicamos acerca de la Pascua, nos preguntó: “¿Quieren decir que Dios nos ha dado la Pascua para permitirnos vivir en el cielo para siempre?”

La única palabra que conocíamos en la Biblia en portugués era “Páscoa” (Pascua). Por eso solo seguimos poniendo énfasis en la palabra “Páscoa”, diciendo: “Debemos guardar la Páscoa en lugar de la Navidad. Para establecernos la Páscoa, Jesús sufrió en la cruz hace dos mil años. Y en esta época, el Espíritu y la Esposa nos dan vida a través de la Páscoa”. Entonces le dijimos que debería bautizarse para guardar la Páscoa. Sin embargo, le fue difícil comprender la palabra “Křest” (‘bautismo’ en checo), probablemente porque era poco familiar para él.

En ese momento, encontramos una edición de la revista Elohista sobre el escritorio. Con cierta expectativa abrimos la sección “Aprendamos otros idiomas” y quedamos muy sorprendidos al leer la expresión en portugués. La expresión era la siguiente: “Debe bautizarse en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Sentimos que Dios estaba con nosotros, como estuvo cuando encontramos a Stefano en el tren subterráneo. Ese día, se convirtió en hijo de Dios.

En Praga, República Checa, hemos encontrado a un hermano de Brasil. Comprendimos nuevamente que los miembros de nuestra familia celestial están en todas partes y que nuestro Padre y nuestra Madre nos ayudan en cualquier situación, entonces todo lo que tenemos que hacer es encontrar a nuestros hermanos y hermanas.

“Encontremos a todos los miembros de nuestra familia celestial y salvémoslos.”

Esto es lo que la Madre nos dijo antes de que partiéramos a República Checa. Realmente queremos hacerlo así. Creyendo que Dios siempre nos ayuda, encontraremos a todos nuestros hermanos y hermanas celestiales y los guiaremos a los brazos de la Madre, dondequiera que estemos.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

Como la primera decisión
El fruto crece por el amor de la Madre
FacebookTwitterShare

5 Comments

  1. Gloria

    Si verdad, Dios está simpre con nosotros y nos ayuda en cualquiera situación.
    En estos días, vivimos en aldea global.Todos los países están muy cerquitos.
    En cualquiero países podemos encontrar los extranjeros.
    la idioma diferente no puede impedir la predicación de nosotros.
    Podemos hacer todo en el poder de Dios. porque Dios Padre Ahnsahnghong y Dios Madre están con nosotros y ayudannos siempre.
    Prediquemos a los siete mil millones de personas y salvemoslos con el amor de Dios Madre.

    • linda

      Amen. Dios Padre y Dios Madre siempre están con nosotros. Busquemos nuestros hermanos y nuestras hermanas perdidos de todo el mundo. Y regrasamos el reino de los cielos con Dios Madre rapidamente.

  2. alma

    Nuestros hermanos del cielo se han disperasado en este mundo.
    Nuestros padres celestiales vinieron a esta tierra para buscar a sus hijos perdidos del cielos.
    Nosotros también, vamos a encontrar a nuestros hermanos rápidamente.
    Y regresemos al reino de los cielos donde es nuestra patria celestial.

  3. sandra

    Gracias a Dios Padre y a Dios Madre(Madre celestial) por su amor!

  4. monica

    Hoy en día, escuchando las noticias de las Iglesias de Dios en todo el mundo, puedo sentirme que Dios Padre y Dios Madre quieren cumplir esta evangelio rápidamente según la profecía de la Biblia. Busquemos todos los miembros de nuestra familia celestial rápidamente siguiendo el deseo de Dios Madre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *