El olor de mamá

Aug 3, 2017 by

madre

La Madre es nuestra patria eterna que siempre nos consuela


Ju JY, Corea

Mi tierra natal es un sitio aislado entre montañas en Sangju, Corea. Todo lo que podía ver a través de la ventana o la puerta eran montañas. Los autobuses no pasaban por este pequeño pueblo, donde vivían solo catorce familias. Para regresar del pueblo a casa, tenía que caminar durante largos treinta minutos después de bajar del autobús.

Yo era la última de seis hijas y un hijo en ese remoto pueblo. Cuando estaba en la escuela primaria, cuatro de mis hermanas se mudaron a la ciudad, y mi otra hermana y mi hermano asistían a una escuela en el pueblo y regresaban a casa los fines de semana. Así que cuando regresaba a casa después de la escuela, no encontraba a nadie. Ya que mis padres cultivaban sin descansar desde la madrugada hasta la puesta del sol, solo podía verlos durante las noches.

Cuando estaba sola en casa después de la escuela, el silencio me deprimía. Recuerdo el día cuando lloré, enterrando mi nariz en la ropa de mi mamá. Estaba muy triste de estar sola. Pero no podía quedarme sentada y llorar para siempre. Tenía que terminar de hacer las cosas antes de que mis padres regresaran a casa.

Lo primero que tenía que hacer era traer un buey muchísimo más grande que yo y alimentarlo con gachas de paja que había cocinado. Después, iba al patio y cuidadosamente recogía pimientos rojos, judías y semillas de sésamo, que estaban esparcidos para su secado, y los colocaba en diferentes sacos. Los llevaba y los apilaba ordenadamente debajo del alero. Cuando ya había lavado el arroz y lo había puesto a hervir, podía oír a mis padres entrando por la puerta, cargando un jige (armazón para llevar carga en la espalda) y palos.

El rostro bronceado de mi padre, con su frente brillosa, y mi madre, que aparentaba más edad de la que tenía, se veía aún más demacrada cuando estaba cansada.

—¡Oh, mi hija ha terminado todos los quehaceres de la casa!

Como si hubiera salido a divertirse, se sentía muy apenada ante mí y terminaba las cosas que yo no había hecho. Mientras mi madre preparaba la mesa para cenar después de haberse lavado las manos rápidamente, yo corría a ella y la abrazaba por la cintura. Su piel se sentía pegajosa; debe de haber sudado y enfriado muchas veces.

—Me gusta mucho su olor.

—¿Por qué te gustaría mi olor a sudor? Sal, te vas a ensuciar.

Aunque mi madre me alejaba de ella, siempre tenía una sonrisa en el rostro. Me parecía que no le disgustaba que su hija menor se frotara en su piel.

La niña pequeña que amaba el olor de su mamá más que cualquier cosa del mundo, ahora se ha convertido en madre de un niño. Su mamá ha envejecido y adelgazado. Ya no se dedica a la agricultura, pero me dice que le avise si necesito algo, como arroz, semillas de sésamo, etc. Diciendo que tiene mucho dinero en el banco, trata de tranquilizarme para que no le envíe dinero. Creo que quiere compensar el haberme dejado sola en casa hace mucho tiempo, aunque no lo diga.

Cuando era pequeña, el olor de mi mamá me hacía sentir aliviada, como si estuviera conmigo. Ahora la fragancia de amor de la Madre celestial consuela mi alma. Cada vez que oro, estudio la palabra del agua de la vida y rindo culto, la fragancia de amor de la Madre penetra en lo profundo de mi corazón.

La pequeña superniña estaba dispuesta a hacer cualquier cosa con tal de complacer a su mamá; no le temía a un buey grande y levantaba de un tirón un pesado saco de judías. Ahora busco hacer las cosas que dibujen una sonrisa en el rostro de la Madre celestial, imaginando que le sonríe por su pequeño esfuerzo.

Un prisionero en la ciudad de refugio
El día que jugué en un parque de diversiones
FacebookTwitterShare

Related Posts

Tags

Share This

18 Comments

  1. Alponso

    ¡El amor de la Madre Celestial es tan grande! Su amor profundo está más allá de la explicación. Incluso bajó a la tierra, dejando atrás toda la gloria en el reino del cielo.

  2. clara

    La fragancia de amor de la Madre celestial cura y consuela mi alma como una medicina espiritual. Doy gracias a la Madre celestial por guiarme en su seno caliente.

    • cecilia

      Los hijos de la Madre celestial pueden recordar el olor y el amor de Ella. Es porque ellos estaban en el cielo como los ángeles con la Madre celestial antes de venir a esta tierra. Le doy muchas gracias a la Madre celestial por haber venido a esta tierra para buscarnos.

  3. Lucy

    La Madre Celestial es la fuente del agua de la vida que revive a nuestras almas con su constante palabra de la vida. Espero contener su palabra de la vida en mí siempre así que pueda compartir el gran amor de Dios Madre con todos de mi alrededor.

  4. Diego

    Tengo el mismo recuerdo, cuando era niño me sentía aliviado al sentir el olor de mí Madre, ahora mí alma añora mucho a la Madre Celestial.

    • maru

      También tengo el mismo recuerdo.
      Con ese gran amor que nos dio nuestra Madre celestial, seremos la fragancia de Dios Madre a todas las naciones.

      • joel5184

        Todos tienen estos recuerdos. Es un contenido que me hace acordarse a la madre!

  5. rut fernanda

    Sin la Madre, nunca podremos tener la vida eterna. En otras palabras, la vida eterna que Dios nos prometió puede ser dada solo a través de la Madre. Creamos en Ella, y consigamos la vida eterna y la salvación.

  6. Abril

    El corazón de madre es muy cálido. Cuando era niña, era tan bueno aferrarme a los brazos de mi madre. Cuando llegaba a Sión, sientía que me agarro a los brazos de La Madre Celestial. Deseo que mucha gente venga a Sión y conozca a la madre celestial.

  7. olivia

    Gracias a Dios Madre por sentirme la fragancia de su amor que consuela mi alma.
    También buscaré hacer las cosas que dibujen una sonrisa en el rostro de la Madre celestial

  8. esperanzakim

    Gracias a Dios padre y Dios madre.

  9. Elena

    Gracias por hermoso amor de la madre del celestial…

  10. Rosa

    También tengo un bebé y cuando mi bebé duerme en mis brazos y verla me da mucha alegría y el bebé se ve muy cómodo. de la misma manera cuando estoy en la Madre, mi alma sentirá paz y consolada.

  11. isabel

    A través de este fragancia de Sion puedo sentir el amor de Dios Madre otra vez.
    Gracias a Dios Padre y Dios Madre

  12. Lucia

    Los olores traen muchos recuerdos.
    La fragancia de Dios Madre me consuela y me da felicidad. Espero retribuir su inmenso amor alumbrando su gran gloria por todo el mundo.

  13. Ana Rosario

    Quiero ser una hija que ayuda a la madre celestial, que no puede descansar desde muy de mañana hasta de la noche para sus hijos pecadores.
    Quiero esperar a Dios Padre haciendo la obra de Dios amando a mis hermanos y hermanas, enséñeme la Palabra de Dios y hágame cuidar a mis hermanos para que no dejen a Dios Madre.

  14. gloria1843

    El olor de la madre celestial es como el aroma de la vida. Gracias a Dios Madre. Seré un niño que ayuda a mi Madre celestial aun un poco.

  15. Zasmin sara alicia

    La Biblia que da testimonio de Cristo, testifica la existencia de Dios Madre.
    La Iglesia de Dios cree en Dios Madre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *