El día que jugué en un parque de diversiones

Jul 4, 2017 by

Amor de Dios Madre


 M.J. Lee, Corea

Tenía ocho años cuando esto sucedió. Una niña que era tres años mayor que yo, vivía al lado de mi casa. Un día, me preguntó si quería ir a un parque de diversiones. Aunque yo era pequeña, sabía que necesitaba dinero para ir a un parque de diversiones, así que le pregunté.

—¿Tienes dinero para ir allá?

—No —me dijo.

—Entonces, ¿cómo iremos al parque de diversiones?

—Tu mamá tiene dinero escondido en casa, ¿verdad?

No tenía idea de cómo lo sabía, pero mi madre tenía dinero escondido en el armario. Ella me dijo que mi madre no se daría cuenta si solo sacaba un poco. Primero le dije que no, moviendo la cabeza con fuerza, diciendo que estaría en graves problemas si mi madre se enteraba. Pero no lo decía en serio. Yo también quería ir al parque de diversiones.

Finalmente, robé el dinero de mi madre. Me sentí culpable al principio, pero cuando llegué al parque de diversiones, mi sentimiento de culpa desapareció. Ella y yo nos divertimos mucho gritando en los juegos giratorios. Mientras corríamos por todas partes en el parque para ir a todos los juegos posibles, el sol ya se había ocultado. Mi estómago comenzó a sonar.

Metí la mano en mi bolsillo para sacar dinero y comprar algo de comer. Pero al buscar en mis bolsillos, me asusté porque el dinero no estaba. No sabía si se había caído cuando estaba en los juegos o mientras corría, pero casi todo el dinero había desaparecido. Me preocupaba no tener suficiente para tomar el autobús de regreso a casa ni para comer.

Afortunadamente, teníamos suficiente dinero para que ambas tomáramos un autobús de regreso. Nos apresuramos y tomamos el autobús sin comer nada. Pero luego, nos quedamos dormidas en el autobús, y cuando nos despertamos, nos dimos cuenta de que estábamos en un pueblo desconocido. No era el autobús correcto. Cambiamos de autobús, y eran casi las once de la noche cuando finalmente bajamos en la parada correcta. Caminé arduamente hacia mi casa con mucha tristeza. No quería entrar. Esperé afuera durante un tiempo, y abrí la puerta sin tener otra opción.

No había nadie en casa. Preguntándome dónde estaba mi familia, salí y empecé a buscarlos. Entonces, vi a mi madre conversando con nuestros vecinos sobre mí y la otra niña. Como estaba allí de pie mirándolos, los vecinos que estaban conversando con mi madre me vieron, y se sorprendieron y me regañaron. Pero mi madre, que pensé que estaría muy molesta conmigo, me miró sin decirme nada, se secó las lágrimas con la mano y me preguntó:

—¿Has comido algo?

—No.

—Mírate. ¿En dónde te ensuciaste tanto?

Esa noche, mi madre preparó arroz y lechuga con salsa, diciendo que era todo lo que había en casa. Nunca me gustó la lechuga, pero esa noche sabía muy bien. Creo que estaba muy hambrienta. Terminé dos tazones de arroz con lechuga en un instante. Entonces mi madre me lavó y me trajo una frazada. Tan pronto como me acosté, me quedé dormida. Pero después escuché a mi madre decir: “No sabes lo preocupada que estaba. Pensé que te había perdido. No puedo vivir sin ti. Te amo, hija”.

Ella acariciaba mi cabeza una y otra vez y lloraba.

Todavía me siento apenada con mi madre cada vez que recuerdo ese día. El dinero que robé del armario ese día, era el dinero que mi madre había ahorrado trabajando muy duro en un restaurante todos los días sin descansar. Pero lo gasté en algo insignificante, tentada por aquella niña, y regresé a casa toda desaliñada. Sin embargo, mi madre no me culpó, sino que solo se sintió aliviada por tenerme de regreso en casa y a salvo.

Espiritualmente no es diferente. Fui tentada por Satanás en el cielo y arrojada a esta tierra. Sin embargo, incluso en esta tierra perseguí las cosas insignificantes, sin pensar cuánto la Madre se preocupaba por mí. Sin embargo, la Madre celestial no me preguntó por qué hice eso. Por el contrario, Ella me abrazó con sus cálidos brazos y me alimentó con el alimento de la vida. La única manera de retribuir a la Madre por su amor es difundir ese amor a las personas. Oro para ser una hija madura que cubra los errores de sus hermanos y hermanas y cuide bien de ellos con el corazón de la Madre.


Esta es la fragancia de Sion de un miembro de la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial que cree en Cristo Ahnsahnghong y en Dios Madre.

El olor de mamá
Aun mientras duermo
FacebookTwitterShare

Related Posts

Share This

17 Comments

  1. Lisa

    Amen Dios padre y Dios madre muchas gracias.

  2. Daniel

    Pude entender el corazón de la madre a través de esta fragancia de Sion.
    La Madre celestial siempre se preocupa de nuestra seguridad olvidándose de su sueño y descaso.
    Doy muchísima gracias por darnos gran su amor.

  3. gloria1843

    Doy gracias a Dios Madre por su amor y sacrificio.
    Gracias de nuevo a la Madre Celestial. Ella está presente en eta tierra para perdonar mis pecados.

  4. Abril Choi

    Yo también podía comprender el amor de Dios Madre a través de mi madre física . Ella se sacrificaba mucho por sus hijas aguantándose el dolor y la pena. De igual manera Dios madre vino hasta esta tierra sólo para salvarnos y guiarnos al eterno reino de los cielos que es nuestra patria celestial . La venida de nuestra madre celestial es gran sacrificio por los pecados que debemos morir por nuestros pecados. Gracias a Dios madre. La amo mucho.❤️

  5. maru

    Fuimos expulsados ​​del cielo por nuestros pecados. Pero la Madre celestial, no nos diga “Esto es tu culpa.”. Solo vino en esta tierra para darnos el perdón de los pecados a nosotros. Le doy muchas gracias a la Madre celestial.

  6. johnjose

    Tengo hijos. Se puede sentir ninguna necesidad de actuar y hablar a través de los ojos de un niño. El niño existe realmente preciosa para complacer a sus padres.

  7. clara

    Nuestra *Madre celestial* siempre nos abraza con sus calidos brazos aunque cometemos muchas culpas espirituales. Y Ella se preocupa mucho a nosotros por el mundo malo espiritualmente que está controlado Satanás. Yo también quiero ser una hija madura que cuide bien a mis hermanas celestiales con el corazón de la *Madre celestial*. Doy muchas gracias a la Madre.

  8. Lucy

    Es maravilloso que conozco a Dios Madre quien tiene el amor más puro y noble del universo. La Madre Celestial es nuestra Madre por quien tenemos la promesa de Dios, la vida eterna.
    La Biblia da testimonio de Dios Madre. Por la Madre Celestial somos hijos de Dios.

  9. Ruben Gonzalez

    Fue muy impresionante artículo. Fuimos expulsado en el cielo a esta tierra por nuestro crimen del cielo contra Dios. Lo que necesitamos saber acerca de nosotros mismos que somos pecadores. Y debemos arrepentirnos de nuestros pecados en el cielo.

  10. Iris

    El amor de la Madre Celestial es muy grande.
    No nos desviamos del amor de Dios Madre que es infinito como las estrellas que no se podemos contar en el cielo .
    Ella nos ama incondicionalmente, eternamente, incansable…
    Gracias para siempre.

  11. isabel

    Dios Madre nos abraza siempre. Gracias a Dios Padre y Dios Madre.

  12. disney

    Gracias por permitirnos buena fragancia de Sion.
    También voy a retribuir al amor de la Madre Celestial difundiendo ese amor a las personas.

  13. Eliana

    Que bonito esto ensayo:D

  14. joel5184

    Estamos viviendo en el amor de la Madre celestial. Me gustaría recibir este amor para siempre.

  15. linda

    Como este fragancia de Sion, aunque nosotros pecamos en el cielo, Dios Madre(la Madre celestial) vino a esta tierra en carne para salvarnos en lugar de juzgarnos. Dios Madre siempre nos da sonrisa y nos abraza aunque somos pecadores. Le doy gracias por su infinito amor. La ama mucho.

  16. Antonio Mreno

    Es un episodio lindo. Creo que muchos los otros tienen una historia parecida. Ahora miro la Madre en la foto que tengo. . . se siente en ella una ansiedad que no se puede medir por sus hijos y un amor que no tiene fin para sus hijos.

  17. Alponso

    Sé la diferencia entre aquellos que son amados por la Madre Celestial y los que no lo son. ¡Todos los días, la Madre Celestial me consuela con esperanza celestial!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *