La máquina de coser de mi madre...

Nov 25, 2016 by

SJ Kim, Corea Recuerdo de mi niñez el corto y rizado cabello de mi madre que estaba siempre cubierto de pequeños hilos de todos los colores. A veces, hasta encontraba agujas con hilos en su cabello. “Trrr… clic, clic, clic…” Mi madre cosía ropa con una máquina de coser. Entre los cinco miembros de mi familia que vivíamos en una pequeña habitación de nuestra tienda de ropa, yo era la más sensible al ruido que hacía la máquina de coser. El irritante sonido persistía en mis oídos cuando iba al baño y cuando comía. El sonido me molestaba hasta altas horas de la noche. Me cubría la cabeza con una cobija y trataba de taparme los oídos con la almohada, pero no servía de nada. Un día, estaba tan enojada que me levanté de...

read more

La hija nacida en los últimos años de la vida...

Oct 27, 2016 by

GA Lee, Corea Ya que mi hermana era mayor que yo por un año, fuimos criadas como gemelas. Cada mañana, mi madre trenzaba el largo cabello de sus dos hijas, y sonreía contenta después de atar nuestro cabello con una cinta roja. Fue cuando tenía cinco años que sucedió un desastre en nuestro pacífico hogar. Nuestra casa quedó envuelta en llamas y humo negro que se elevaba hasta el cielo. Los aldeanos corrieron para apagar el fuego con grandes recipientes de agua, mientras yo solo miraba desde la esquina del patio. Después de un momento, se escuchó el llanto de mi madre. “Mamá, ¿dónde está mi hermana?” Cada vez que le preguntaba, mi madre respondía con tristeza: “Tu hermana se ha ido al cielo”. Desde entonces, yo solía mirar al cielo, y mi madre...

read more

Dios hace posible lo imposible

Oct 25, 2016 by

Renata Sedmakova / Shutterstock.com Hilda D, Australia Desde que nací como hija de Dios tuve el deseo de predicar a mi padre físico, sin embargo cada vez que le predicaba, él nunca escuchaba o comenzaba a discutir. Él me perseguía constantemente, yo me sentía muy incómoda y solo oraba con más sinceridad a Dios para que tuviera piedad de él, y para que me diera fuerzas para no rendirme. Cuando lo llevé por primera vez a Sion, se mostraba rudo e irritable con todos los miembros, pero los hermanos y hermanas siempre lo saludaban con un corazón humilde y eran amables con él. Pero mi padre, que no había comprendido la verdad hasta entonces, me advirtió que no predicara a mis parientes y amigos. Por eso cuando visité a la Madre celestial, le pedí...

read more

Si hubiera conocido el corazón de la Madre celestial...

Oct 18, 2016 by

JJ Yu, Corea El otoño pasado, trabajé como jornalero durante varios días, antes de comenzar un nuevo trabajo. Saludaba a los obreros de construcción y comenzaba a trabajar después de escuchar una breve explicación sobre mi trabajo. El administrador, que había venido de otra región, parecía de unos 35 años. Es difícil hacer una carrera en el rudo negocio de la construcción y obtener reconocimiento, por eso pensé que él era diligente y trabajaba muy bien. Sin saber por qué, sentí compasión mientras trabajaba con él. Todo el tiempo él suspiraba profundamente. Cuando di gracias a Dios antes de comer, el administrador me preguntó si yo asistía a la iglesia. Cuando le respondí que asistía a la Iglesia de Dios, su rostro se iluminó súbitamente, y me dijo que él también había llevado la...

read more